16 de octubre de 2012

¿Quién? ¡¿Quién?!

Quién entendería que ahora mis ojos
desayunan quimeras, al mis párpados
abrirse, masticar, cerrarse y tragar.

De día y noche
enfermo.

Cada vez pesa más la cruz a cargar.
Porque se agota a gotas mi sangre rota
que agonía solloza sin parar.

Rescátame
del cetrino infierno .

Y riego los augurios que sembré sobre
frías y rojas cenizas con la esperanza
de que un fénix vuelva a nacer.

Porque transido
me desvanezco...

8 comentarios:

  1. O.o ¡Te felicito Guille! Otra entrada hermosa y llena de inspiración, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hehehe, gracias, muchas gracias, Isa :DDD.
      Besos para ti también ;3.

      Eliminar
  2. Me ha encantado Guillermo...

    El dolor que transmites cala muy hondo.

    Te felicito por tu nuevo espacio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un honor que te haya agradado, Juan, en serio.
      Agonía constante.

      Muchas gracias, prometo darme vueltas de vez en cuando en el tuyo.

      Igual :).

      Eliminar
  3. Muy bueno la verdad, trasmites muchas cosas solo con las palabras y eso me agrada. Saludos :D

    ResponderEliminar
  4. escribes muy bien Guillermo, te sabes expresar perfectamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo agradezco mucho, Kenya :). Debo agregar que me agrada muchísimo tu blog.
      ¡Bonito día!

      Eliminar

¿Cuál es su dictamen, doctorx?